¿QUÉ ES EL DHARMA?

El budismo es  la práctica de las enseñanzas de Buda, también llamadas Dharma o Budadharma, término en sánscrito que significa “protección”. Con la práctica de las enseñanzas de Buda los seres sintientes pueden protegerse del sufrimiento de manera permanente. Si establecemos primero la paz en nuestro interior por medio de la práctica del Budadharma podremos resolver nuestros problemas internos y disfrutar de verdadera serenidad.
Para más información, véase Introducción al budismo y Budismo moderno

¿QUÉ ES LA MENTE?

Buda enseñó que todo depende de la mente.Para comprender lo que esto significa hemos de conocer la naturaleza y las funciones de la mente.

Hay quienes piensan que la mente es el cerebro o alguna otra parte o función del cuerpo, pero esto es incorrecto. El cerebro es un objeto físico que se puede ver, fotografiar y someter a una operación quirúrgica.

Si la mente no es el cerebro ni ninguna otra parte del cuerpo, entonces, ¿qué es?

Es un continuo inmaterial cuya función es percibir y comprender objetos. Debido a que la mente no es un fenómeno físico y carece de forma, los objetos materiales no pueden obstruirla. Es importante que aprendamos a distinguir los estados mentales que son apacibles de los que no lo son. Como ya se ha mencionado en el capítulo anterior, los que perturban nuestra paz interior, como el odio, los celos y el apego, se denominan perturbaciones mentales o engaños y son la causa principal de todo nuestro sufrimiento.

Quizá pensemos que los culpables de nuestros problemas son los demás, la falta de recursos materiales o la sociedad en que vivimos, cuando, en realidad, son nuestros propios estados alterados de la mente. La esencia de la práctica de Dharma es reducir y finalmente erradicar por completo todos nuestros engaños, y sustituirlos por la paz interior permanente. Este es el verdadero significado de nuestra existencia humana.

Lo más importante que aprendemos con el estudio de la mente es que la liberación del sufrimiento no se encuentra fuera de ella. La liberación permanente sólo puede encontrarse purificando la mente. Por lo tanto, si deseamos liberarnos de los problemas y alcanzar verdadera paz y felicidad, hemos de mejorar nuestro conocimiento y comprensión de la mente.

Para más información sobre la naturaleza y funciones de la mente, véase Cómo comprender la mente,  Introducción al budismo y Budismo moderno

¿QUÉ ES LA REENCARNACIÓN?

Si comprendemos cuál es la naturaleza de la mente, aceptaremos la existencia de vidas pasadas y futuras.

La mente no es un objeto material ni un subproducto de procesos físicos, sino una entidad continua e inmaterial distinta del cuerpo. Cuando el cuerpo se descompone al morir, la mente continúa existiendo. Nuestra mente consciente superficial o burda cesa porque se disuelve en un plano de consciencia más profundo, la denominada mente muy sutil. Cuando morimos, la mente muy sutil abandona el cuerpo y entra en el estado intermedio o bardo en tibetano.

Es importante comprender que los seres que estamos atrapados en el samsara (el ciclo ininterrumpido de muertes y renacimientos sin elección) no podemos elegir nuestro renacimiento, sino que renacemos según dicte nuestro karma. Si madura un karma virtuoso, tendremos un renacimiento afortunado, como un ser humano o dios, pero si madura uno perjudicial, renaceremos en uno de los reinos inferiores, como un animal, un espíritu ávido o un ser de los infiernos.

El eje de la rueda del samsara es la ignorancia del aferramiento propio y la fuerza motriz que la hace girar son las acciones contaminadas que hemos realizado motivados por las perturbaciones mentales. Mientras permanezcamos atrapados en esta rueda , seguiremos experimentando un ciclo incesante de sufrimiento e insatisfacción, y no podremos disfrutar de felicidad pura y duradera. Sin embargo, si practicamos el camino budista que conduce hacia la liberación y la iluminación, podremos eliminar nuestro aferramiento propio y así escapar del ciclo de renacimientos incontrolados, alcanzando el estado de paz y libertad perfectas. Entonces podremos ayudar a los demás a lograr estos mismos objetivos.

Para más información acerca de vidas pasadas y futuras, véanse Introducción al budismo,  El camino gozoso de buena fortuna, Ocho pasos hacia la felicidad.

¿QUÉ ES EL KARMA?

Para entender las leyes que gobiernan el proceso del renacimiento, hemos de saber qué es el karma.

La ley del karma es un ejemplo especial de la ley de causa y efecto que establece que nuestras acciones físicas, verbales y mentales son causas, y nuestras experiencias son sus efectos.

El objetivo de comprender el karma y creer en él es evitar el sufrimiento futuro y establecer el fundamento del camino a la liberación y la iluminación.

La palabra karma significa ‘acción’ y se refiere principalmente a nuestras acciones físicas, verbales y mentales.Las acciones perjudiciales producen sufrimiento; y las virtuosas , felicidad. Si creemos en esto, creemos en el karma.

Todas las acciones físicas y verbales dependen de acciones mentales porque son precedidas por la intención de realizarlas. Si no tuviéramos la intención de realizar una acción, no la llevaríamos a la práctica. La intención mental o determinación de efectuar una acción es una acción mental o karma mental. El karma físico es la actividad del cuerpo y el verbal lo es de la palabra, pero ambos están iniciados por la acción mental. Por lo tanto, el karma mental es más importante que el físico o el verbal.

Estas acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados. El que una acción sea virtuosa, neutra o perjudicial depende de la intención que la motive.

Puesto que no queremos sufrir y deseamos ser siempre felices, hemos de abandonar las acciones perjudiciales, purificar las acciones negativas que hemos cometido, y realizar obras virtuosas con sinceridad.

Para más información, véase El camino gozoso de buena fortuna,  Introducción al budismo y Budismo moderno.

¿QUÉ ES EL TANTRA?

El objetivo más elevado que puede alcanzar un ser humano es la iluminación completa, un estado de paz duradera en el que todos los obstáculos que oscurecen la mente han sido eliminados y todas las buenas cualidades, como la sabiduría, la compasión y los medios hábiles, se han desarrollado por completo. Sin embargo, no podemos alcanzar este objetivo final simplemente deseándolo, sino que debemos utilizar los métodos apropiados para conseguirlo.

¿Cuáles son los métodos para alcanzar la paz de la iluminación total? Son los caminos del sutra y del mantra secreto o tantra, no existe otro método. La práctica de las enseñanzas del sutra es el fundamento para la práctica de las instrucciones tántricas, y la práctica del tantra es el método rápido para alcanzar la meta última de las enseñanzas del sutra.

El tantra  se define como”la realización interna cuya función es impedir las apariencias y concepciones ordinarias, y alcanzar las cuatro purezas completas.” Es la realización interna que protege a los seres sintientes de las apariencias y concepciones ordinarias, la raíz de los sufrimientos del samsara. Por medio de la práctica del tantra podemos purificar por completo nuestra mente, y como resultado, experimentar la pureza completa de nuestro mundo, nuestro yo, nuestros disfrutes y nuestras actividades (las cuatro purezas completas). La etimología del mantra secreto es la siguiente: mantra significa ‘protección de la mente’. La función del mantra secreto es capacitarnos para progresar con rapidez a través de las etapas del camino espiritual protegiendo nuestra mente de las apariencias y concepciones ordinarias. Secreto indica que estos métodos deben practicarse con discreción.

En este momento tenemos la gran oportunidad de practicar estas beneficiosas enseñanzas y, por lo tanto, es importante tomar la determinación de practicarlas con pureza. Mientras todavía tengamos acceso a estas preciosas enseñanzas, debemos esforzarnos por ponerlas en práctica y adquirir experiencia en ellas.

Para más información, véase Budismo moderno

Programa General

Programa Fundamental

Programa Formación de Maestros